"QUEJAS", Dolores Veintimilla de Galindo

Publicado en por traslapistadelaliteratura.over-blog.es

Dolores Veintimilla de Galindo, es una grandiosa poetisa  quiteña, perteneciente a la Época en que "la educación de la mujer ecuatoriana -según Tobar Donoso- era mirada con profundo desdén por todas las categorías de la sociedad; donde raras niñas de la aristocracia recibían instrucción esmerada y las del pueblo no conocían siquiera los rudimentos de la primera enseñanza".

A corta edad Dolores, contrajo matrimonio con Sixto Galindo, quien era un médico colombiano. La poetisa en Cuenca desarrolló su gran actividad literaria, donde se dice que ahí fue víctima del abandono de su marido y de muchos escritores cuencanos. Fue así que acabó con su vida a los 27 años de edad, antes, dejando una nota escrita a su madre diciendo:

"Mamacita adorada:

Perdón una y mil veces, no me llore; le envío mi retrato, bendígalo: la bendición de la madre alcanza hasta la eternidad.

Cuide de mi hijo..... Déle un adiós al desgraciado de Galindo.

                                                                       Su Dolores"

 

Pudimos ver la última escritura que la poetisa dejó, fue reconocida generalmente por su poema "Quejas" (http://www.poemasde.net/quejas-dolores-veintimilla-de-galindo/

En éste poema nos podemos dar cuenta de que ella se arrepiente por su temprano enamoramiento, ya que fue en etapa de su juventud, pues con tan sólo 18 años. Luego continuando con la lectura del poema, vamos a darnos cuenta que describe a su amado hasta en sueños, con ferviente amor, declarando todos sus sentimientos. Confesando también que vivía prisionera del aquel amor, preguntándose por qué él la olvidó y traicionó, ella frustrada con éste terrible engaño, confiesa estar arrepentida por su ingenuidad y sinceridad. Es así que en la última estrofa, ella manifiesta que su orgullo no puede ser ofendido, de tal manera que si no alcanza a olvidar al ingrato, preferiría la muerte.

 

Acotando un poco mas sobre el poema, a mi parecer estuvo mal lo que ella hizo, ya que estaba muy joven aún, y ha sido la peor decisión "acabar con la vida", por la única razón de que su esposo la había abandonado y traicionado, y se dejó ganar por su orgullo, acabando con su vida, ya que no podía olvidarlo. 

La poetisa nos deja un buen mensaje, no aferrarnos con el primer hombre que aparezca en nuestra vida, ya que la vida tiene un largo camino, lo cual puede desviarse, y llegando así, a nosotros grandes sorpresas. 

 

Mary Cabrera Sánchez.

Comentar este post